Atomic-Heart-Cover-1

Review – Atomic Heart | Xbox Series X

Una montaña rusa llena de emociones en todos los aspectos

atomic-heart-button-fin-1667702670613
Release Date
Febrero 21, 2023
Desarrollado por:
Mundfish
Publicado por:
Mundfish
Genero:
Acción
Plataformas:
PC | PS5 | XSS | XSX
Our Score
7.5

Atomic Heart, un juego que fue anunciado hace más de cinco años, ha sido considerado por muchas personas como “vaporware” hasta hace poco. Para aquellos que no estén familiarizados con el término, se refiere a un proyecto tecnológico (ya sea de software o hardware) que se anuncia con mucha anticipación, a menudo incluso antes de que el ciclo de desarrollo haya comenzado, y que a menudo se olvida o nunca se lanza.

Esta percepción no era sorprendente, ya que todo el material promocional del juego parecía ser demasiado bueno para ser cierto. Desde la dirección de arte hasta la jugabilidad, todo lo que se mostró me pareció casi perfecto, y de inmediato lo incluí en mi lista de juegos favoritos. Como amante de los juegos de disparos en primera persona, un juego que parecía ser una versión mejorada de Bioshock era motivo suficiente para que siguiera las noticias, el desarrollo y esperara ansiosamente una fecha de lanzamiento.

Tras una larga espera debido a varios retrasos, Atomic Heart finalmente está en nuestras manos. Tengo mucho que decir sobre el juego, desde mi experiencia general con este título, que tiene muchas cualidades, hasta los numerosos problemas que enfrenté, no solo en la plataforma Series X, que tuvo más fallos, sino en todas las plataformas. Mi experiencia con el juego fue como montar en una montaña rusa de emociones, llena de frustraciones y sorpresas.

Atomic heart screenshot 3
Atomic Heart – Mundfish

Atomic Heart Un Comunismo Paradójicamente Utópico

Atomic Heart se desarrolla en un contexto fascinante que se sitúa en la década de 1950 en la Unión Soviética, lo que crea un escenario que seguramente impresionará a los jugadores. La URSS, con sus avances científicos, artísticos y militares, se había convertido en una de las principales potencias mundiales, destacando el socialismo soviético como un modelo de sociedad impulsada por avances tecnológicos.

En este mundo ficticio, la automatización de los servicios de baja categoría no sustituye a la clase trabajadora, sino que la potencia. Los robots desempeñan un papel fundamental en la base de la sociedad, permitiendo a los ciudadanos soviéticos centrarse en actividades intelectuales y artísticas.

Es importante destacar que, como obra de ciencia ficción, Atomic Heart no se basa en la realidad ni en el materialismo para construir un mundo creíble, y eso no es su objetivo principal. En la trama de Atomic Heart, un científico y neurocirujano llamado Dmitry Sechenov descubre la adaptación mimética de los polímeros, que son macromoléculas formadas por la unión de múltiples unidades de moléculas más pequeñas, y su relación con el tejido humano. Aunque otros científicos participaron en este colectivo descubrimiento, el nombre de Sechenov destaca en la narrativa.

Sechenov también es el creador de Kollectiv, una red neuronal que subyace en el control humano de las máquinas. Con esta base establecida y aprovechando la nueva tecnología de polímeros, el científico anuncia una versión mejorada de Kollectiv, conocida como Kollectiv 2.0. Esta nueva red tiene como objetivo buscar la unión entre humanos y máquinas, lo que cambia de manera fundamental el rumbo de la humanidad.

AtomicHeart01
Atomic Heart

No es difícil imaginar que una idea así conduciría a situaciones catastróficas. Por cuestiones de evitar spoilers, diremos que el lanzamiento de Kollectiv 2.0 es saboteado, lo que desencadena que todos los robots se pongan en modo de combate, identificando a los humanos como amenazas a eliminar. Esto da lugar a una masacre y al colapso de todos los complejos de la Instalación 3826.

Es aquí donde conocemos al protagonista, el Mayor Sergey Nechaev, también conocido como Agente P-3. Este personaje, una especie de caricatura inspirada en Duke Nukem y que parece sacada de fanfics adolescentes que describen a un individuo “temerario”, es contactado por Sechenov para investigar quién está detrás del sabotaje y poner fin a la masacre en curso. No pasa mucho tiempo antes de que Nechaev descubra que Viktor Petrov, otro científico involucrado en la creación de Kollectiv 2.0, está entre los responsables. Las motivaciones de Petrov, su relación con Sechenov y otros giros de la trama dependen de la exploración del jugador para ser descubiertos.

La narrativa se desarrolla con un ritmo peculiar. Varias escenas parecen estar “fuera de lugar” (por falta de una palabra mejor), como si un evento no tuviera el peso que debería tener. Todo parece suceder demasiado rápido: las líneas de diálogo, las interacciones, como si todos estuvieran apurados. Esta prisa hace que el juego carezca de matices y de momentos en los que los diálogos fluyan de manera más natural, en lugar de ser simplemente palabras vacías.

Dejando a un lado el personaje del guante parlante de P-3, apodado “Char-les” e interpretado por el actor Adolfo Pastor (conocido por su papel como Hades en Horizon Zero Dawn), debo admitir que los personajes no lograron captar mi interés en gran medida. Ninguno de ellos hizo lo suficiente como para que me preocupara por su destino, especialmente el protagonista. Nechaev, con su personalidad dura y caricaturesca, se presenta como uno de los peores protagonistas con los que he tenido la desgracia de interactuar durante mi tiempo con el juego. Aunque las cosas mejoran más adelante, enfrentar el diálogo tanto en inglés como en español fue un desafío, no debido a las actuaciones, sino al guión en sí.

Atomic heart screenshot 4

Atomic Heart es todo un mundo artistico

Atomic Heart puede no tener una historia o narrativa excepcionales, pero donde falla en estos aspectos, brilla en la dirección de arte, los escenarios y la música. El juego presenta una visión general de la estética retrofuturista y brutalista con un toque de Bauhaus. Ofrece decorados sofisticados, complejos y coloridos, desde las instalaciones más básicas que combinan el gris cemento con el rojo característico de la estética soviética, hasta exposiciones de arte surrealista en museos y galerías.

La ciudad está adornada con una variedad de monumentos de diferentes tamaños, tipos y representaciones. La disposición visual de los colores y el trabajo gráfico se destaca incluso en los carteles, con una estética auténticamente soviética, lo que ancla aún más este mundo (utópico) en la realidad.

La belleza visual del juego es realmente destacable y podría considerarse casi un simulador de paseo para disfrutar de los paisajes y el diseño arquitectónico de la ciudad.

Atomic Heart es un Bioshock Vitaminado pero con un estilo fuerte de DOOM

Voy a aprovechar esto y enmendar otro gran punto fuerte aquí: la jugabilidad. A pesar de las comparaciones frecuentes con Bioshock, Atomic Heart se inclina más hacia el estilo de Doom. Los enemigos son implacables, numerosos y persistentes, lo que hace que sobrevivir en las primeras horas sea un verdadero desafío. Sin embargo, una vez que dominas el ritmo del combate, las cosas fluyen con maestría y frenesí. La combinación de poderes, armas de fuego, energía y combate cuerpo a cuerpo se vuelve tan natural como cambiar de marcha en un automóvil.

Sin embargo, algunas decisiones de diseño pueden resultar desconcertantes. Como mencioné anteriormente, los enemigos son insistentes y, en ocasiones, pueden volverse irritantes. En el “mundo abierto” del juego, te encuentras con grupos de enemigos por todas partes, siempre listos para atacarte. Incluso después de eliminar a todos, aparecen pequeños drones de reparación para restaurar a los robots que destruiste. Esto puede hacer que explorar algunas áreas sea tedioso y difícil. Aunque existe la posibilidad de desactivar temporalmente los robots en un área, el proceso es complicado y consume mucho tiempo, sin mencionar que el juego apenas explica cómo funciona este sistema.

Desafortunadamente, esto hace que explorar algunas áreas sea difícil y aburrido. Puedo entender que la idea principal de los desarrolladores es mantenerte en accion a cada momento, pero lidiar con interminables hordas de robots que no son precisamente fáciles de matar deja de ser un desafío y se convierte más en una patada en los huevos “valga la redundancia”. Incluso si hay una manera de desactivar los robots temporalmente del área, el proceso es enrevesado y requiere mucho tiempo, sin mencionar que el juego apenas explica cómo funciona este sistema.

Otra cosa que hace que la exploración sea terriblemente difícil es el mapa. Marcar lugares de interés o importantes apenas aparece, la letra es diminuta y difícil de leer, no es posible marcar puntos específicos para la exploración fuera del área principal, además de varias otras dificultades que tuve en el proceso.

La interfaz de usuario del juego (en general) también carece de puntos básicos de usabilidad. El inventario ocupa mucho espacio en pantalla, los atajos no son intuitivos y mover elementos, asignar habilidades a los atajos… todo esto culmina en frustración por actividades que deberían ser básicas.

Conclusión:

Cuando se trata de calidad, Atomic Heart es uno de los juegos de puntos más extremos que he jugado en mucho tiempo. La jugabilidad, la música y la dirección de arte son las patas que sustentan la experiencia, mientras que los bugs, una historia enrevesada, malos personajes y un cierre que deja que desear en todos los niveles son los problemas que comprometen una calidad de juego mucho mejor.

Al final, puedo decir que me divertí, incluso con algunos lazos que posiblemente solo se arreglarán dentro de un tiempo.

Review – Atomic Heart | Xbox Series X
Conclusion
Atomic Heart es una montaña rusa. Sus puntos altos son memorables, mientras que los aspectos negativos te hacen cuestionar si este juego alguna vez tuvo una fase de pulido.
Calificación del lector0 Votes
0
Positivo
Gameplay satisfactorio y frenético
Una dirección de arte impecable
Música por el compositor Mick Gordon
Negativo
Historia olvidable y complicada.
caracteres mal escritos
Errores, errores y más errores.
7.5
Puntuacion