Un Nuevo Estudio No Ha Encontrado Ninguna Relación Entre Los Videojuegos Violentos y Su Comportamiento En La Vida Real.

Los científicos han estado investigando el impacto de los videojuegos violentos en el comportamiento de los jugadores durante más de dos décadas, y los resultados aún se están debatiendo. En una resolución de 2015 sobre los juegos, The American Psychological Association reportó que múltiples estudios no encontraron una relación entre la exposición a juegos violentos y el comportamiento agresivo, aunque los críticos en ese momento cuestionaron los hallazgos.

Ahora, un nuevo estudio publicado por investigadores de la Universidad de York en la revista Computers in Human Behaviour desafía aún más esta conexión.

Desde hace mucho tiempo se ha teorizado que la exposición a conceptos dentro de los juegos como la violencia tiene un efecto de “preparación” en los jugadores que, en última instancia, impacta el comportamiento, lo que lleva a los científicos a creer que un jugador expuesto a la violencia dentro del juego será más susceptible a mostrar tal violencia en la vida real. El nuevo estudio encontró que en algunos casos, lo opuesto era cierto. En una serie de experimentos con más de 3.000 participantes (más que en cualquier estudio anterior hasta la fecha), los investigadores universitarios encontraron que la exposición a conceptos de videojuegos como la violencia no necesariamente impactariá el comportamiento. También encontró que aumentar el realismo de los videojuegos violentos significa que el comportamiento agresivo en los jugadores aumentará.

Para probar la “teoría del cebado”, se les pidió a los participantes que jugaran un juego en el que o bien eran un ratón tratando de no ser comido por un gato o un coche tratando de evitar choques con camiones. Después que comenzaron a jugar el juego, a los participantes se les mostraron varias imágenes y se les pidió que las etiquetaran como un vehículo o un animal. Si los jugadores estaban verdaderamente preparados por los conceptos del juego que jugaban, los investigadores creían que habría sido más fácil para ellos categorizar las imágenes asociadas con él. El estudio reveló que este no era el caso. Los participantes no fueron más rápidos en la categorización de las imágenes, incluso si estaban asociados con el juego que jugaban. En algunos casos, el tiempo de reacción de los participantes fue más lento después de la exposición al juego con objetos similares que tenían que categorizar.

Un estudio separado pero conectado investigó si el realismo de un juego influiria en la agresión de los jugadores. El estudio comparó las reacciones a dos juegos de combate diferentes con niveles variables de realismo. Uno de los juegos utilizó “física de ragdoll” (cuando los personajes en el juego parecen y se mueven como humanos reales) y el otro, un diseño de juego menos realista. Después de jugar el juego, se instruyó a los participantes para que completaran las pruebas de asociación de palabras, donde se esperaba que aquellos expuestos al juego más realista elegirían palabras más violentas. Sorprendentemente, los investigadores no encontraron diferencias significativas entre las opciones de palabras de los jugadores expuestos a cualquiera de los dos juegos.

¿Y tu que opinas de estos estudios que analizan la violencia en los videojuegos? ¿son certeros? dejanos tu comentarios aqui en Goxp Games

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Goxp Gamer Menu